El conocimiento es poder "nos han dominado mas por la ignorancia que por la fuerza" nos decía Bolívar y realmente es así, la instancia mas solida de dominación es la del pensamiento, no en vano Marx abordo con mucha intensidad lo ideológico como falsa conciencia, por ello toda ideología es fuente de dominio a través del pensamiento y la única forma de superarla para alcanzar libertad es la conciencia que se forma con el conocimiento, se hace consciente para actuar con inteligencia.

El conocimiento que es segregación de inteligencia, afirmo Bolívar, mientras el cerebro este activo, viva, estará orientado por dos principios a saber: de contractilidad que es facultad Material del cerebro y la sensibilidad que es la de sentir y funcionan en tanto el ser viva, de allí que sea un CONTINUO HUMANO en el que esa conciencia se vuelve poder de pueblo cuando se profundiza de manera colectiva a través de la educación popular; por ello es que la educación es constitucionalmente indelegable como potestad del Estado quien hace posible que esta, dentro de esa concepción, sea un poder tal como lo concibió el Libertador, al elevarla a categoría de desarrollo en El Congreso de Angostura y sistematizaría como Poder.

   Este poder de pueblo se hace participativo según la constitución bolivariana al asumir conscientemente la premisa Rodrigueana según la cual "no es de extrañar que en comunidad todos sepan de ella pues todos son legos y prelados y en punto a regla todo lego ha de ser prelado y el prelado que más se parece al lego es el más digno de mandar". Esta esencia derivada de la Dialéctica de los Simones se convierte en fundamento filosófico, político fuente de poder en pleno siglo XXI, sobre todo con los avances del Proceso Revolucionario quien a través de su creación avanza al PROCESO DE COMUNALIZACION. (Invitamos a descargar desde esta página el Libro Simbiosis de los Simones. Socialismo desde el Alba)

   Nadie más conocedor profundo de su comunidad que su propio habitante ni nadie más interesado en la solución de sus problemas para los resultados más favorables en pro de su tranquilidad y felicidad; por ello, el avance trascendente como nunca en la historia, de las leyes del poder comunal, incluyendo la LO del Consejo Federal de Gobierno que garantiza su autonomía financiera a través del Fondo de Inversiones Interterritorial, de manera de protegerla de los flagelos BODI burocratismo, oportunismo y dispersión muy arraigados en el estado burgués y burocrático.

   La comunidad, pueblo organizado a escala, tiene como facultades que le son intrínsecas a su condición humana la intimidad, continuidad, solidaridad, territorialidad, identidad, contigüidad, reciprocidad, disminuidas al máximo por el individualismo capitalista, pero todos valores y principios que la Revolución Bolivariana ha permitido se conviertan en fuentes de poder a través de la estrategia más poderosa con los que ha implementado sus accionar mas revolucionario: LAS MISIONES. Junto a estos valores la Revolución ha permitido al pueblo potenciar otras cualidades para superar contradicciones y vencer ideología; por ello pudo alcanzar su territorialidad libre de analfabetismo, se ha hecho pueblo legislador, planificador y sin duda estructurador de nuevas relaciones socialistas. Su praxis es inclusiva desde su propia comunidad alimentada en el ser y la sociedad como continuo humano e histórico desde el vientre materno hasta el momento de la muerte, a toda escala.

   Con la cualidad de pensar el territorio aun cuando desconozca científicamente la Geografía le ha permitido dibujarlo, expresando sobre mapas sus preocupaciones, conocimientos, problemas y por supuesto, representar sus soluciones como alternativas de cambio. Ha sido rica la democratización del mapa como instrumento de trabajo del pueblo; ha incidido en el conocimiento como poder de manera tal que no existe hoy comunidad que no cuente con una sala de batalla en la que el mapa construido desde su seno sea instrumento clave. Aquella expresión de Yves Lacoste "Geografía un arma para la guerra" se ha hecho realidad y sin duda se cumple la premisa Robinsoniana que antes citáramos.

   Nuestra responsabilidad en esta fase de la Revolución es poner en práctica lo que plantea la Ley Orgánica de Educación en su artículo 14 en donde establece a la Geohistoria como base fundamental para adelantar en el territorio todas las tareas que impliquen cambios de estructuras; como tal condicionante la expresa igualmente la Ley Orgánica de Comunas, la Ley de Consejo Federal de Gobierno y el Proyecto de Ley de Educación Universitaria, por lo que se hace indispensable apoyar al pueblo en su propio proceso de aplicación científica para su máxima eficiencia y eficacia revolucionaria.

   Las leyes del Poder Popular dotan al pueblo de instrumentos valiosos que lo igualan en su accionar de manera que de manera colectiva construyan en práctica diaria y cotidiana sus propias estructuras institucionales, sociales y territoriales, por ello es que al considerar la complejidad de lo que implica estructurar territorio, por primera vez en la historia republicana, desde la propia capacidad e interés de pueblo, consideramos conveniente apoyarlo en las técnicas que permiten la Cartografía Conceptual, Geohistórica cuya esencia ha sido suficientemente demostrada a lo largo de las tres últimas décadas por el Centro de Investigaciones Geodidácticas de Venezuela quien la creo como instrumento fundamental para apoyar al Diagnostico de Comunidades su planeación y ejecución.

   Son muchas las experiencias que Ud. puede encontrar volcadas en esta página www.fundaaldeas.org, sobre todo a escalas variables que permiten conocer los contextos con los que se desarrolla. El énfasis que hacemos para abordar la escala del que hacer comunitario es la suma a la praxis revolucionaria luego de las leyes de Consejos Comunales y de Comunas, sobre todo con la estructuración política de los Círculos de Batalla para vivir viviendo que se adelantan con las GRAN MISIONES: Agoropatria para la seguridad y soberanía alimentaria, Vivienda Venezuela para el desarrollo del Hábitats superando la escisión valor de uso - valor de cambio que impuso el capitalismo cuando convirtió a la vivienda en mercancía, y la Gran Misión Saber y Trabajo en la que conjuga los principios fundamentales que permiten cumplir los fines de la República dentro de la concepción Bolivariana y Robinsoniana del "Saber hacer para el bien común"

   Visto así, como unidad integral, dialéctica, las GM están resolviendo las contradicciones fundamentales que genero el capitalismo y su imposición imperial; por lo tanto cuando un grupo de ciudadanos y ciudadanas desde su comunidad están construyendo de manera colectiva, mediante debate, acuerdos y metas bien establecidas un mapa comunitario, estarán expresando esta compleja gama de variables que se abordan intersectorialmente desde las gran Misiones. Cada mapa expresa proposiciones a ejecutar sobre un territorio en el que el conjunto de problemas que limitan su disfrute para vivir viviendo deban ser solucionados con la participación de todos y todas; pero sobre todo con el apoyo del Gobierno Revolucionario que construye junto a la Sociedad el Estado Comunitario.

   Por lo tanto, ese mapa comunitario ya sea urbano, rural, costero o de montaña, de llano o de selva, expresara no tan solo la percepción que tienen sus ciudadanos y ciudadanas, sino la concreción que implica lo nuevo a crear; por ser inclusivo nunca ese territorio que representa podrá verse aislado ni desvinculado de sus adyacencias y contigüidades; muy por el contrario, deberá comprender su complejidad en tanto a su escala actúan e intervienen factores correspondientes a otras escalas que no pueden ser obviados, ignorados ni sobre entendidos. Como no hay territorio aislado aquellos principios de los que nos hablaba Bolívar: CONTIGUIDAD y ADYACENCIA tendrá que ser considerados al momento de construirlo.

   Es deber nuestro orientar al pueblo cartógrafo, planificador, constructor de espacios geográficos que son sus acciones libres, soberanas, cargadas de creatividad como lo caracterizan, que el medio más sencillo para comprender la Dinámica de las Escalas es que cada familia, y ella tiene una escala de acción directa en la que construye su propia esencia como unidad en el hogar que habita; y la estructura especifica de ese hogar será totalmente soberana; pero que la unión de hogares formando un Hábitats comunitario es colectivo y requiere de acuerdos y del cumplimiento de normas de convivencia que le van dando identidad a la comunidad, incluyendo sus problemas y soluciones, sus debilidades y fortalezas, su esencia, pertinencia y pertenencia. Los múltiples problemas presentes a esta escala varían en función de las contradicciones que han generado su dinámica específica y sola si el debate, podrá llegar a acuerdos que los unifique en sus acciones.

   La escala superior a la del hogar es la de la comunidad, ella incide en estos y estos en el lugar que forma el Hábitats. Es una dinámica de la que no se puede escapar y se debe estar consciente de ello para que pueda actuar en convivencia y armonía de manera tal que desarrolle el vivir viviendo. Ambas escalas se incidirán y están condicionadas por dinámicas a escalas superiores, al mismo tiempo que desde estas igualmente, se incidirá en las escalas superiores. Hablamos entonces que más que una yuxtaposición de escalas, existe una concatenación dinámica de escalas cuya complejidad expresa la multiplicidad de condicionantes que las dinamizan.

   El Estado es el órgano que sin ecua non, la sociedad ha creado para hacer viable esa convivencia humana, dinámica y a escalas variables; de allí que sea muy importante las orientaciones que desde el se expelen para que el pueblo articule, de manera inclusiva y a toda escala, sus acciones en la construcción de sus estructuras. Esa cualidad que la sociedad asigna al Estado estará siempre sujeta a disputas por la clase dominante a través de los mecanismos de fuerza de que dispone como clase; por ser más poderosa trata de apropiarlos para ponerlo al servicio de sus intereses, por ello es que ESCINDE ESTADO de SOCIEDAD, convirtiéndolo en instrumento, es el estado burgués y burocrático.

   Una de las formas más expeditas en la superación de esta escisión es la que le permite al pueblo articularse Coherentemente con el gobierno de manera que la relación Estado-Sociedad-Territorio sea la trilogía fundamental del poder sin permitir que las funciones de gobierno le sean arrebatadas al pueblo. En la medida que el pueblo tiene control sobre el poder popular mediante la contraloría social, le será posible planificar sus acciones de manera tal que, vaya solucionando los problemas que surjan articulados en escala a las estructuras superiores que contribuyan a la solución, en tanto, genera políticas adecuadas al lugar en el que todos las cumplen y para las cuales trabajan en colectivo; por eso la importancia del saber hacer para hacer el bien común. Es bueno que se entienda por que el PSUV crea en su estructura organizativa y así lo propone para el Polo Patriótico los llamados "enlaces territoriales" auténticos con ate adores de escalas en la dinámica compleja Estado-Sociedad-Territorio.

   Una de las dificultades a vencer en la construcción de los mapas comunitarios es la fragmentación dado que si se ha pensado el territorio de manera fragmentada, las proposiciones serán de la misma manera y por tanto no habrá solución integral. El capitalismo y su ideología nos han ensañado a ver el espacio fragmentado para que no podamos comprenderlo como un todo. Ni el territorio ni sus problemas son o están aislados, son complejos, multidimensionales, con múltiples aristas que deben ser consideradas al momento de proponer soluciones. Normalmente estas aristas tienen que ver con la lógica de explotación de la que son objeto Un problema normalmente tiene que ver con otros y con escalas variadas de incidencia; al pensarlo desde todas las escalas y aristas las soluciones se van integrando resultando un todo articulado que produce estructura dinámica, por ello al plantearse la elaboración del mapa comunitario, el colectivo debe volcar en el los variados problemas teniendo en cuenta que ese territorio tal como es, ha sido producto de la lógica capitalista que lo estructuro, y como tal, responderá es a esa lógica y no a la necesidad humana en la que se expresa el problema; de manera tal que, su representación permita visualizarlo integralmente para atacarlo adecuadamente; por ejemplo un problema de servicios (agua, electricidad, aseo) suele estar asociado a gestiones de gobierno, deficiencias políticas, problemas ambientales del clima o de limitaciones en tanto condiciones físicas, excesos de consumo o deficiencias, elevadas concentraciones de población, infraestructura inadecuada, incumplimiento o mala planificación; son tantas las variables que pueden incidir, que si se deja de lado la condicionantes fundamental, ejemplo elevada explotación capitalista, al atacar el problema no habrá solución, sobre todo si esta fuera de contexto de la lógica que lo produce; de manera que cuando la comunidad elabora el mapa y presenta sus alternativas muchos de esos factores están imbricados y es posible que la solución de uno, ejemplo infraestructura vial, sea solución al conjunto de manera que al presentarlos espacialmente sus múltiples imbricaciones, localizadas, pueden superar varios como un todo, pero si no están solucionando la raíz del asunto, dejan pospuesta su esencia por cuanto es producto de una lógica de explotación que solo se soluciona extirpando su raíz. Por ello es que no se puede ni deben hacer proposiciones y menos aun ejecutarías sino se han analizado a la luz de las contradicciones; puede ocurrir como suele suceder que la llamada solución este fortaleciendo a una contradicción que debe ser extirpada.

   La lacra histórica que crea los problemas es la del capitalismo en tanto el uso indiscriminado del espacio como mercancía está sujeto a múltiples determinantes que nacen de las contradicciones que provoca; por ello es que no tiene sentido el tratar los problemas fuera de su contexto político lógico ni sin la lógica filosófica que ocultan. En momentos en los que en el país se plantean cambios profundos por los niveles de asimetrías a que hemos llegado, debido a la exacerbada explotación, es necesario plasmar las contradicciones que los engendran. Tal como propone Lojkine en “Marxismo Estado y la cuestión Urbana”, "es necesario un re enjuiciamiento de los análisis tradicionales de la política urbana (y del territorio en general le complemento). Lejos de ser un producto de las lacras burocráticas, la segregación social del espacio, la crisis de los centros urbanos (y no urbanos) no pueden evitarse sino poniendo en evidencia los lazos que unen al estado capitalista con los grandes grupos industriales y financieros que modelan al espacio territorial en función de sus intereses de clase" (Lojkine L. Introducción).

   Para avanzar los diagnósticos comunitarios y/o comunales que necesita la revolución para planificar desde la escala local sus alternativas, es necesario que lo hagamos con dialéctica, descubriendo las contradicciones que derivan en las relaciones capitalistas que las han producido. Debe estar convencido de que cualquiera sea la conducta de los ciudadanos y ciudadanas que actúan en el, han estado marcados por una lógica de uso espacial alejada de las condiciones de equilibrio necesarias para garantizar equidad, justicia y satisfacción por igual a todos y todas, por lo tanto, deben ser descubiertas en la realidad territorial las condicionantes de contradicción a ser superadas y desde ellas empezar a proponer para hacer, para transformar.

   ¿Está preparada la comunidad para descubrir contradicciones? Si lo está. Estamos convencidos de ello. Es revolucionaria; para ello son las bases legales que la revolución va creando, simplemente es una actitud que nace a partir de la necesidad de superar de raíz los problemas; ahora bien, ello requiere de una conducta en la que lo cotidiano sea pensar socialismo en vez de individualismo capitalista. Supone un cambio cultural que comienza a darse desde cada unos de sus integrantes en los que aflora fuerzas que estaban en su ser, pero que la praxis capitalista impedía sentirlas como fuerza propia para avanzar bien común. Es lo que destacamos al comenzar estas reflexiones ocurrió con la Misiones.

   Cuando comenzó la revolución el líder exigió al pueblo y los partidos que apoyaban al proceso el debatir sobre política, ideología y filosofía, pues era necesario se descubriesen fuerzas que están en el pueblo pero que no eran utilizadas, de hecho, al llamar a formar los Círculos Bolivarianos inmediatamente el pueblo dio respuesta, la escala de acción de cada circulo era local, su esencia la articulaban los principios de identidad, territorialidad, contigüidad, solidaridad, reciprocidad, intimidad, corresponsabilidad, armonía, entre otros valores y que la concepción tradicional de partidos no las concebían. Los resultados fueron muy evidentes, sobre todo respecto al golpe de estado y sabotaje petrolero, por ello la burguesía trato de satanizarlos de manera que no se expandieran ni consolidaran.

   El pueblo aprende de sus experiencias y de los resultados que la revolución le brinda, por ello se percato de que el poder popular armado desde estos valores y principios daban resultado y los asumió con mas presteza y experiencia al volcarlo a las Misiones, estrategia que siguió el Gobierno Revolucionario para avanzar respuesta organizada y de masa frente al poder de la oligarquía y el imperio. La experiencia después de 2003 con 33 misiones nacionales permitió estructurar nuevas dinámicas y los triunfos seguidos que consolidaron su esencia unido a las innovaciones exitosas que actuaron como dinamizadoras en esa primera etapa. Desde entonces, en la comunidad se practica de manera cotidiana la organización para la acción y la concienciación territorializada de todo movimiento popular, y aun cuando la dirección política la oriento hacia estructuras electorales, ahora luego de las experiencias y enseñanzas del "bajón" 2007 y de la escasa respuesta por parte de la dirigencia al RRR, la lección del 26S nos lleva al nuevo RRR2, en el que a escala, las Bases de Patrulla y los Círculos de Lucha Popular por el Buen Vivir están llevando, junto a las experiencias de los Consejos comunales y las nuevas Comunas, a las nuevas estructuras institucionales, sociales y territoriales de la revolución. Se está concretando el PROCESO DE COMUNALIZACION. Todos los revolucionarios y revolucionarias debemos ser muy activos en ello, por lo tanto, mapearlo es clave, pues nos ayuda a pensar más profundamente la territorialidad del Proceso Revolucionario.

   El paso inmediato hasta Diciembre de 2011 es la construcción, consolidación y ejecución de acciones de los Círculos de Lucha Popular para Vivir Viviendo. El pueblo elabora el nuevo mapa desde su propio entorno, de manera tal que su concreción le permita al país tener el más claro y profundo diagnóstico a escala con planificación integral en la que participan todos y todas, construyendo revolución y garantizando con resultados concretos la continuidad del proceso como avance al Socialismo, haciéndolo con Democracia Participativa y Protagónica que construye al Estado Comunal.

   Los mapas comunales hoy más que nunca son indispensables. Mapear asumiendo la solución de contradicciones para enfrentar capitalismo y dominación urge, recomendamos revisar en www.fundaaldeas.org todo lo referente al Método ANACON (análisis de contradicciones y de conflictos) y las bases cartográficas para los mapas comunales; utilizar al máximo los instrumentos que desde ella se brindan al pueblo planificador como apoyo, de manera tal que su uso se generalice y podamos tener al final del año la nueva perspectiva espacial del territorio socialista.

   El Gobierno Revolucionario orienta con las GRAN MISIONES; el pueblo continua su PROCESO DE COMUNALIZACION, Fundaaldeas apoya a uno y otro como unidad Pueblo - Gobierno con la democratización del territorio a través de la popularización de la Cartografía Geohistórica y Mapeo Comunal, todos y todas aprendemos de nuestros iguales de manera que ese saber sea para hacer el bien común tal como lo orienta la Gran Misión SABER Y TRABAJO en la construcción de la nueva Venezuela Libre y Soberana de los Círculos de Lucha Popular para Vivir Viviendo.