Editorial 24 de Julio, Homenaje al natalicio Libertador a puertas del III Congreso PSUV

            La Revolución Bolivariana tal cual otra revolución, es un proceso inédito, original, endógeno en la Historia de las Revoluciones que el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías comenzó a desarrollar para la Refundación de la República de Venezuela dada la acumulación de crisis a la que la había arrastrado el Neoliberalismo Siglo XX como sistema político del fundamentalismo del mercado imperial capitalista; su esencia de acuerdo a los contenidos del Libro Azul está en la “Metamorfosis estructural” para la Refundación de la República fundamentada en el “Árbol de las Tres Raíces”, concepción Filosófico-Política para el Socialismo Siglo XXI concebida desde la profundidad teórico conceptual revolucionaria de Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora, complementada por el Materialismo Histórico, Teología de la Liberación y la sabiduría ancestral del pueblo, contextualizados por tiempo y espacio, a escalas, condicionantes en tanto Revolución Cultural transforma a todos y cada uno de los integrantes de la sociedad, sus familias, comunidad, territorio, organización social, estructuración política e institucional, dando respuesta a la superación de contradicciones fundamentales que la habían acercado al devasta miento, destrucción de República creada y legada por los Libertadores y en tanto espacio geográfico la República había sido llevada a la desterritorialización, des identidad y dependencia absoluta de los nuevos modelos de colonización impuestos desde el imperio y su globalización.

 

 

En suma, el Proceso Revolucionario Bolivariano Socialista que identifica principalmente a la República Bolivariana de Venezuela tiene alcance universal que va desde el cambio estructural de cada individuo, familia, comunidad, región y país, en todos sus órdenes, articulado a la Nueva Geopolítica Internacional regional, del Continente y Planeta en tanto cambio civilizatorio que rescata, de la vorágine incesante de expansión capitalista y dominio imperial, al pensamiento, acción, construcción y consolidación de nuevos modelos socialistas que se avienen al Siglo XXI.

Tal cual había demostrado Hegel en “Fenomenología del Espíritu”, no puede haber filosofía sin sistema para que tenga rigor científico, el Libertador concibió coincidiendo con él desde su praxis revolucionaria construyendo República que era necesario sistematizar un Nuevo Poder: el de la Moral y las Luces; lo hace y trasciende a Montesquieu; también Hegel había precisado que la manera de conocer a profundidad la relación entre la sistematización política que realiza la sociedad con sus acciones y pensamiento, era la organización del poder a través del Estado, órgano creado por la sociedad para estructurar su organización y poder; por eso, la Dialéctica fue el método fundamental para lo que se conoció desde entonces como Dialéctica Hegeliana y la Historia social su principal instrumento para conocer su proceso de organización, de manera que pudo superar con esas categorías Estado e Historia, las limitantes dialécticas que no había podido superar su maestro Espinoza quien cargaba a Dios toda aquella esencia explicativa de lo no resuelto en tanto su filosofía política disponía de una carga ineludible de ética para el ejercicio del poder, público y privado estructurando sociedad.

Ahora bien, ese aporte al desarrollo de la Ciencia Social, que relaciona pensamiento-acción, fue el que volcó y transformó Marx mediante el Materialismo Histórico a través de la categoría capital, derivada de las lógicas de acumulación a partir del plus valor de la mercancía; es decir que, mientras para Espinoza la categoría fundamental a su pensamiento dialéctico y explicación de todo cuanto sucedía era Dios, para Hegel fue el Estado y para Marx la mercancía; y ese proceso en el que se desarrolló el paso del pensamiento de Hegel a Marx, en Europa Occidental, se corresponde, en el contexto temporal y territorial más allá de los mares, en América, contexto espacial en el que se desarrolló la transición de Simón Rodríguez a Simón Bolívar en tanto Simbiosis de genios, para la Libertad de América, concebida como la pensó Miranda, como Gran Patria. Fue ese proceso de escala universal, el que dio soporte y origen a la Filosofía Política del Comandante Hugo Chávez. (Ver la línea del tiempo del Árbol de las tres Raíces).

No es posible concebir el estudio de la Revolución Bolivariana Siglo XXI dentro del Proceso Revolucionario Democrático Venezolano sin el estudio de la Concepción de pensamiento y praxis del Comandante Hugo Chávez; y al hoyar en tal encontraremos las bases de una nueva lógica de pensamiento-acción que marca pautas al Proceso Civilizatorio que plantean Correa y Mujica ocurre desde Latino América para el Planeta. Es este el sentido y contexto que nos lleva a las reflexiones respecto a la lógica filosófica cuya sistematización nos pone ante una nueva experiencia de formación teórico conceptual en los albores del nuevo milenio: La Revolución Bolivariana Siglo XXI es el producto del re-pensamiento por Hugo Chávez de la Revolución Bolivariana Siglo XIX para que desde su Re-semantización poder cargarle nuevo contenido y esencia contextualizada a las categorías que definieron a aquel Proceso que nos dio origen como República y que requerían de ese nuevo contenido para su consideración hacia la metamorfosis estructural que había que realizar a objeto de superar la crisis que provocó su estallido entre 1989 y 1999.

Las constantes crisis del capital y capitalismo que se iniciaron cíclicamente en la década de los veinte del Siglo XX se proyectaron como acumulación histórica que comenzó a implosionar como consecuencia de los extremos fundamentalistas del Capitalismo a finales del mismo siglo. Globalización y Neoliberalismo fueron la unidad que impulsó al estallido siendo el “Caracazo“ uno de los indicadores localizados del fin de una era mundial de explotación capitalista imperial. Las condiciones históricas convirtieron al Himno Nacional en premonición para el avance del proceso transformador civilizatorio del Siglo XXI: “Seguid el ejemplo que Caracas dio”. Globalización y Lugarizacion acentuaron su aguda crisis y estalla dándose mediante los mecanismos inéditos que e imprimió el líder de la Revolución.

Es posible así, presentar la dinámica que ahora ocupa a la Política de Estado en tanto sistematiza concreción para avanzar Proceso Revolucionario haciéndolo irreversible: la Comunalización, como dinámica propia Dialéctica desde el lugar y el Gobierno Eficiente de Calle frente a la Globalización impuesta. Se concibe la esencia topofílica de todo ser humano (amor al lugar) como fuerza propia, endógena de acompañamiento al Gobierno Revolucionario en la que los colectivos constructores de revolución desde cada lugar, emprenden luchas que involucran a todos y todas, conscientes del tiempo disponible y la potencia del lugar volcado a esa lucha para que se tenga éxito y avance en tanto se piensa primero al espacio propio dentro de esa globalidad, para proponer acciones que sean cónsonas y coherentes al Plan de Patria. Este orienta y profundiza el Socialismo que avanza, de manera tal que   resuelva contradicciones y pueda, desde el espacio geográfico del conjunto de familias, contrarrestar lógicas dominantes impuestas por el imperio y el capitalismo; es decir, poner fin a la escisión lugar de decisión – lugar de acción separación que alimenta la posibilidad cierta para hacer sabotaje, guarimbas, violencia oposicionista de la oligarquía localizada en un país y su obediencia al imperio, de manera que impida se pueda lograr definitivamente, ser libres, soberanos, dueños de si mismo y de sus recursos.

Las crisis mundiales nacionales, regionales, locales las crea el capitalismo y el imperio desde sus centros hegemónicos que son lugares de decisión; ellos mismos crean sus espacios dominados de manera que la injerencia sea efectiva y multiplicadora de la cultura del miedo, en los múltiples ámbitos que crean, para que ella se reproduzca en los lugares o centros de acción. Asumimos con Milton Santos que la Globalización desterritorializa para que el centro de decisión no sea el centro de acción; lo vemos en el Mapa de Injerencias USA en Latino América. existen infinitos centros de acción en los que se ejercen decisiones tomadas desde los centros hegemónicos, el Pentágono por ejemplo; utilizan múltiples factores: drogas, narcotráfico, agentes tanto militares, diplomáticos, mercenarios, ONG por ellos financiadas, capturadas y regadas por todo el Planeta para promover la violencia, armamentismo, guerrerismo que alimenta su ansiedad de poder. La industria armamentista que la define es la única que jamás ha entrado en recesión o haya sufrido crisis alguna; por eso al imperio y sus centros hegemónicos de decisiones planetarias les conviene la guerra, violencia, inseguridad de manera que esa lógica es la que alimentan e todos los ciclos de violencia que provocan junto a los de las crisis del capital.

El Comandante Chávez, consciente y estudioso de tal realidad, concibió nueva lógica para transformar la estructura nacional y su nueva relación Internacional. Trabajó la Nueva Geometría del Poder a toda Escala para superar la contradicción NACIÓN-IMPERIO y su consecuente Contradicción CAPITAL-TRABAJO impuesta por el capitalismo y el imperio. Al Pensar al espacio en todas sus escalas dado el dominio del capital, -en crisis desde la década de los veinte del Siglo XX siendo su último estallido durante el 2008 -, creó cambios desde la dialéctica globalización-Lugarizacionen la que centró al Plan de Patria –luego de 14 años de Revolución- dentro de contextos de integración y unidad de naciones; revivió OPEP, creó ALBA, CELAC, UNASUR Petro Caribe entre otras, instituciones para concretar Política Multipolar. La dialéctica Globalización-Lugarizacion le hizo posible avanzar desde cada localidad y vencer al tiempo necesario del trabajo que impone el capital, lo pudo sustituir por el tiempo disponible del trabajo que nace de la consciencia de comunidad por la capacidad endógena de sus seres.

           En la concepción del “ÁRBOL DE LAS TRES RAÍCES” dejó claramente sentada la premisa Robinsoniana   “Tenemos que aprender a ser dueños de nosotros mismos si queremos ser libres“. Esta es la guerra verdaderamente difícil.” Escribió Rodríguez. Sabía que si esta premisa no se cumplía era imposible alcanzar la Libertad para construir la felicidad. El imperio y oligarquía usan cada lugar para su interés y violencia fascista como lo han demostrado hasta la saciedad desde que comenzó el Proceso Revolucionario Bolivariano, es a esta escala a la que aplican cultura del miedo de manera que escarmiente e impida se piense o conciba como espacio de liberación.

            En el pueblo, Comando de la Revolución y Gobierno se está claro que la “Eficiencia del Gobierno de calle” orientará aceleración del proceso de creación de los Corredores Comunales de manera que para fin del 2015 todos estén estructurados y consolidados para la nueva fase revolucionaria antes del 2019, siguiendo, en hipótesis, lo que presenta en prospección el mapa: de manera que si las formas, instituciones y organización creadas por la Revolución permitieron superar el escollo de la partida del Líder y conseguir saldo favorable con la derrota del golpe 2014, ello garantizó que hay solidez para la continuidad del Proceso Revolucionario, consolidación y cohesión para la irreversibilidad e implica que se está dando un salto cualitativo en tanto es praxis fundamental. El PSUV y el GPP deben ahora resolver su debilidad socializadora del debate filosófico-político hasta ahora no dado. Esa es la tremenda responsabilidad del III Congreso del PSUV. Lo tenemos todo, incluso el legado del Comandante.

            No tendríamos perdón popular ni de Dios si despreciamos esta circunstancia histórica que nos brinda el desarrollo del propio proceso revolucionario; concebido, estructurado y dejado en marcha por el Comandante antes de su partida, los acontecimientos entre aquel fatídico 5 de Abril 2013 y este 26 de Julio 2014 en que se inician sus sesiones, no son más que indicadores de la fuerte lucha que se está librando. Todo, absolutamente todo lo ocurrido es parte de la guerra, incluyendo con todo respeto, las desatinadas y desacertadas calificaciones (hacia el Presidente por el Maestro Giordani y del Presidente hacia él y Navarro). Son Campo de ese Mundo que requiere Estrategia Socialista para Institucionalizar y formalizar las acciones que desde ahora debemos emprender: así nos lo orienta el Plan de Patria con las categorías que usó y que nos legó para que no perdiéramos el rumbo. Nada más acertado como orientación que “El Golpe de Timón” del 11 de Octubre y la Alocución (Despedida) del 8 de Diciembre. Nadie, absolutamente nadie puede desde su interpretación, cargarle a él más allá o quedarse más acá de lo que taxativamente nos señaló.

            Quienes hemos tenido la oportunidad histórica por formación, condicionantes favorables y cualidades “gógicas” tal cual las divulgaba el Comandante sabemos que el pueblo aprende de su propia experiencia, no en vano el Maestro Simón Rodríguez lo resaltó: “La cualidad más importante del ser humano es la de aprender” cualidad que resaltó y complementó, “Sólo la Educación impone obligaciones a la voluntad y llamó a esas obligaciones hábitos”. Es decir, el ser humano aprende toda la vida y se crea hábitos con esos aprendizajes para orientar su hacer. El pueblo tuvo, tiene y tendrá las enseñanzas del Presidente Chávez como alimento racional para su lucha, lo aprehendió hasta confundirse como uno sólo con él. El III Congreso carga sobe sus espaldas hacer que tal legado sea esencia para la norma de vida de todos y todas dentro de la Revolución; no puede ni debe permitir el más mínimo desvío. No puede permitir que la “discrecionalidad”, flagelo de la praxis política y cotidiana que sigue teniendo peso en el Partido y Gobierno, sean fuente de dispersión y debilitamiento; si el “Libro Rojo”, excelente producto del anterior Congreso, estando él vivo, fue dejado de lado por esta trilogía pueblo-partido-gobierno, ahora debe prever los mecanismos para que tal circunstancia no se repita y sus principios, valores estatutos se profundicen y cumplan de manera que la consistencia y coherencia de pueblo tenga, como praxis de su hacer cotidiano la fuerza filosófico-política de lo que concluya en tanto es para avanzar Socialismo.

            El PSUV nos asignó en Aragua la responsabilidad de orientar el debate del Plan de Patria que propuso el Comandante al momento de inscribir su candidatura y pidió fuese legitimado y cargado de contenido desde cada lugar, lo hacemos y seguimos haciendo, sin embargo, como hemos afirmado, no por fe sino por convicción, la “Discreción es virtud y la discrecionalidad flagelo, en una sociedad de iguales la premisa ‘Amor con Amor se paga’ cohesionará al pueblo pero si permite el flagelo, discrecionalidad con discrecionalidad se paga, y se debilita la cohesión”. Hemos enfrentado ese flagelo, asumimos con experiencia que el pueblo Aragüeño me reconoce, (30 años formando docentes y cumplirle al Comandante 5 años del Despacho de Viceministro, ejecutando su política educativa), que ese debate debía ser planificado, sistematizado y con la mayor participación posible, apoyado en métodos, instrumentos y medios, absolutamente territorial izados, a escala de participación protagónica desde cada lugar.

Tres instancias se cumplieron: 1- la de debate en mesas con un instrumento creado y validado, 2- la de constituyente del Plan y 3- la consulta Aragua Potencia. Su sistematización permitió elaborar el mapa Perspectivo y Prospectivo de Aragua para el Plan de Patria y sus conclusiones fundamentales las expresa el gráfico; sin embargo ni el partido ni los funcionarios en gobierno han logrado estructurar planes conjuntos con el pueblo lo que consideraron esencial allí plasmado: sigue siendo débil la cultura de planificación, débil el método dialéctico y de análisis de contradicciones, el debate filosófico político del contenido; todo por que sigue cargada la trilogía de discrecionalidad, rentismo, individualismo y fragmentación; además ni el Partido ni el Gobierno han estimulado debate filosófico-político, le han huido, evitado y hasta negado por cuanto se sabe que el pueblo lo exige para reventar al mundo de discrecionalidades que sigue pesando. Sólo el pueblo, coincidiendo desde todos los lugares de participación, lo exige. También es débil lo que se está cubriendo para esta fase antes del Congreso a pesar de que se pregona. Sí hay participación, es mucha; pero no cede la discrecionalidad. Es ideológica y requiere de contra-ideología o nos tragará.

Esta editorial derivó como necesaria para el III Congreso desde asambleas y eventos en los que hemos presentado sus consideraciones: I Congreso de Educación y Política (Carabobo), Congresos estadales de Calidad Educativa (Aragua y Nueva Esparta), III Aniversario de UNFM y MS (Pto. Cabello), Asamblea sobre Geopolítica de la Dirección de Logística del Comando Aéreo, MPP de Defensa, (Aragua), Debate de Calidad Educativa, Consejo Nacional de Educación (MPPE) y CIM (Caracas), Inauguración de Cátedra Hugo Chávez, CEFIEL (Miranda), Ponencia en Evento Ética del Investigador Universidad Territorial Cecilio Acosta (los Teques), Nuevos Modos de Producción del Conocimiento, 10 aniversario UBV (Aragua) y la apertura en línea del Foro Alfabetización Dialéctica de www.fundaaldeas.org en la cual lo divulgamos, amen de mi apoyo a fortalecer el Poder Popular.

Se vive la Dialéctica entre Espacio Real y Espacio Pensado, proceso de construcción desde la comunidad apoyado por el Estado con participación de todos y todas desde el lugar. La información alimenta proyectos que dan contenido, desde cada realidad a escala; el Gobierno Revolucionario atendiendo las Leyes del Poder Popular, Plan de Patria y Consejo Federal de Gobierno asigna presupuestos por LOCFG y LO de Comunas y ejerce junto al pueblo contraloría social para que se cumpla y garantice eficiencia; se inicia la fase de Revolución en la que la vértebra de decisiones está en la transferencia de poder al pueblo desde las esferas nacionales, regionales y municipales; sin embargo, como es un Proceso Revolucionario Cultural en tanto civilizatorio, es necesario estudiar a fondo esa “RESEMENTIZACIÓN” a la que la condujo el Comandante, de manera que sea democratizada su epistemización, ontologización y axiologización en tanto poder popular para el que “hacer filosofía” y sistematizarla deje de ser asunto de “élite pensadora” y se convierta en cotidianidad humana, norma de vida, hacer constante de pueblo en revolución cultural.

 

            Vaya nuestro saludo y apoyo a todos los delegados que sean electos y participen en el III Congreso del PSUV para el que deseamos total éxito en tanto es garantía de la profundización del Proceso con la que estamos comprometidos los revolucionarios y revolucionarias.