El Mensaje Del 8d 2012: Trascendencia Educadora Y Estratégica Del Presidente Hugo Chávez Y Su Simbiosis Con El Pueblo.

 

 

Las condiciones históricas del momento una vez se inicia el año 2014, hacen oportuna la reflexión en torno a un hecho que no puede pasar sin ser analizado rigurosamente para comprender lo profundo del pensamiento del Comandante eterno de la Revolución Bolivariana Siglo XXI como Educador  y como Estratega; de manera que al mismo tiempo que lo aprehendemos lo convirtamos en praxis a objeto de la irreversibilidad del Proceso por el que se consumió en vida. Son condiciones creadas por el propio proceso en los que se forjaron las circunstancias de Patria durante las dos primeras décadas del Siglo, marcadas por su liderazgo y concreción revolucionaria. El Mensaje del 8 D 2012 es la síntesis más summa para comprenderlo y el más elevado aprendizaje del pueblo quien lo oyó, siguió y obedeció. Nada más doloroso que su partida ni nada más claro que su estrategia como acto consciente de sacrificio propio al "consumirse" por la Patria. Convertir su partida  en orientación al pueblo que amo para que hiciese lo que en tan triste momento quienes lo veíamos  y escuchábamos a través de los medios de masa -que supo muy bien usar para educar- entendimos era su adiós, su despedida y fue un hecho que trascenderá a los siglos que vendrán como el acto educativo más significativo que un pueblo haya podido recibir de su líder; suficientemente pensado y razón de su retorno a Venezuela antes de someterse a lo que sería su última batalla por la vida, por eso, sobre todo, fue un acto ESTRATÉGICO. Fue un hecho sentido como pueblo en tanto doloroso, aceptado como orientación en tanto necesario por su fuerza Histórica y obedecido en tanto cualidad de salvación de pueblo dentro del proceso revolucionario.
          Formará  parte del legado histórico pues con el incidió en la concreción de su pensamiento como estrategia fundamental concebida para el Plan de Patria pero que las circunstancias divinas pusieron en condición  coyuntural extrema, para su esencia revolucionaria y pudo convertir en condicionante humana a ejecutarse con su viaje al infinito; hubiese llevado mucho mayor tiempo su concreción, su realización de no haber ocurrido tal como fue. Aún cuando desde nuestro ego, preferiríamos  tenerlo vivo, la voluntad de Dios se hizo y la de su conciencia de líder dieron lo que ocurrió, y la estrategia, que estaba definida para alcanzarla desde su gestión, con la claridad del Golpe de Timón entre 2013 y 2019, como la había concebido, tuvo que convertirla, por su cualidad de líder, en estratega política, para el 2013 y las condiciones históricas que su parida crearon.
           La acoplo perfectamente a la Constitución que el pueblo le había dado en Constituyente, con la que había desarrollado su praxis y logrado avances como planificador, maestro y líder de su pueblo  Revolucionario. Pudo, quiso y concretó una situación por demás dolorosa en hecho educativo sin parangón en la Historia; trascender la consciencia del riesgo en la que la naturaleza le arrebataba la vida para crear del dolor una condición sublime en tanto simbiosis con su pueblo, le otorgan un significado muy especial, sobre todo luego de que el pueblo le cumpliera. Le Salió  -dijo él- de lo más profundo de su corazón, con la más profunda lógica que un líder de su talla podía plasmar en tanto estrategia política. Aún  cuando confiaba en su recuperación, estaba claro del riesgo vital para él, la revolución y la Patria; era una "circunstancia sobrevenida" prevista en la Constitución y como Demócrata debía cumplirla, tal cual lo expresó. El destino que Dios le deparo fue el de llevárselo a su lado, junto a Bolívar, su maestro Rodríguez, su líder metodológico Marx y su Maestro de Fe, Cristo, acompañando a Maisanta, Zamora o a su nana Rosa Inés entre tantos que con frecuencia citaba.
           Cuán claro y doloroso para nosotros verlo ahora, aún cuando lo seguimos y acompañamos, todos y todas sabemos que realmente "se consumió" por alcanzar la felicidad  de pueblo que Bolívar también soñó; obedecerlo en su MENSAJE fue entonces una necesidad de pueblo. Cuán difícil habrá sido para él concebirlo, expresarlo, presentarlo al pueblo, pues sólo una mente lúcida, muy educada en la estrategia, de profundo amor a ese pueblo, de mucha espiritualidad, fe, calma, convicción y concepción patriótica, podía hacerlo con tal precisión con la que lo logra, convirtiéndola  en clave para concretarla con su propia partida una vez estuvo claro que esta era circunstancia sobrevenida y que Dios apenas le estaba concediendo el tiempo mínimo en que desde su plegaria al Santo Cristo de La Grita rogara por más vida para alcanzar las metas que se había propuesto y su regreso a Venezuela para este Mensaje del 8 de Diciembre momento en que convierte su despedida en el más sabio, elevado y oportuno consejo al pueblo para darse el Gobierno de un trabajador que era su meta con el Plan de Patria.
          Convencido estoy que en vida, los obstáculos para lograrlo hubiesen sido mayores y su alcance  arto más difícil tal cual lo había vivido por la miseria humana del capitalismo, el imperio y sus opositores. Igual lo hubiese logrado tal como logró traernos hasta estas condiciones históricas en las que se produce tan trascendental decisión y orientación. Provenía de lo más profundo de su corazón y de la mayor convicción de la que pueda disponer un líder, en esa unidad de conciencia, fe y confianza en su pueblo. Me atrevo a afirmar que se conjugaron en el los principios de Contractilidad y Sensibilidad  que asumió del Libertador quien los promulgo como principios fundamentales en la práctica de vida, dada la unidad dialéctica entre la facultad material del ser y su sensibilidad para concebir estrategias que de niño yo pensaba eran propias de un Ángel de la Guarda; pero que ahora, adulto mayor de este pueblo, convencido estoy, fue acción en la construcción consciente, con riguroso espíritu dialéctico para la máxima felicidad, haciendo de su riesgo de vida por el que pasaba, acto racional, pensado, planificado y presentado al pueblo para garantizar continuidad de la Revolución.
             Sólo hagamos un breve y profundo acto de meditación: ¿qué hubiese pasado en el 2013 en el País e incluso en Latino América si el Comandante no hubiese hecho este acto educativo? ¿Si no hubiese presentado al pueblo esta estrategia? ¿Este mensaje? "Educa y tendrás quien haga, instruye y tendrás quien sepa" nos repitió constantemente desde su esencia Robinsoniana y tal fue su última acción, su última alocución en vida, su ULTIMO MENSAJE. Fue tajante, contundente, sumamente claro y sincero:

"Quiero decir algo aún cuando suene duro, quiero y debo decirlo, debo decirlo. Si como dice la Constitución, si se presentara alguna circunstancia sobrevenida que a mí me inhabilite, oigáseme bien, para continuar al frente de la República Bolivariana de Venezuela, bien sea para terminar los pocos días que quedan (hoy es 8 de Diciembre, falta un mes) y sobre todo para asumir el nuevo periodo para el cual fui electo, por la gran mayoría de Ustedes, Si algo ocurriera que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro no sólo en esa situación, debe concluir como manda la Constitución, sino que es mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que en ese escenario que obligaría a convocar de nuevo a Elecciones Presidenciales, ustedes elijan a Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. YO SE LOS PIDO, DESDE MI CORAZÓN. Es uno de los líderes jóvenes de mayor capacidad para continuar si es que yo no pudiera. Dios sabe lo que hace. El con su don, su mano firme, su inteligencia, su respeto que se ha ganado, su liderazgo dirigiendo subordinado a los intereses del pueblo, los destinos de esta Patria.
Algunos me decían que no hacía falta que dijera esto, pero en verdad yo he podido, desde La Habana, decir casi todas las cosas que he dicho, lo que desde mi alma, mi corazón me dicta la consciencia, de lo más importante que yo vine aquí, haciendo el esfuerzo por retornar mañana, ha sido esto, Nicolás, de lo más importante; y en cualquier circunstancia debemos garantizar la Marcha de la Revolución Bolivariana, la marcha victoriosa construyendo la Democracia Nueva ordenada por el Pueblo en Constituyente, CONSTRUYENDO LA VÍA VENEZOLANA AL SOCIALISMO, con amplia participación, amplias libertades, como se está demostrando en esta campaña para Gobernadores, con candidaturas por aquí, por allá, libertades, plenas libertades en el marco de este mensaje que por supuesto jamás hubiese querido transmitir a ustedes, por qué me da mucho dolor, en verdad, que esta situación causé dolor, angustia en millones de ustedes que hemos venido conformando unidad sólida, un solo ente, por qué yo, Chávez no es este ser humano. Chávez es un gran colectivo. Chávez corazón de pueblo y pueblo es corazón de Chávez, y más en esta Navidad."


          El pueblo en su sufrimiento, en su dolor, en su tristeza lo oyó, lo obedeció, le juró cumplirle, y sin duda, el líder, con esta estrategia en la que el motor era su vida, salvó la Revolución, convirtió la metáfora en hecho consciente, salvo al pueblo, salvó la Patria y nos dejo el camino despejado, bien orientado con el Plan de Patria y con la certeza de un camino seguro, incluso bajo la dirección de un joven líder trabajador que sólo su pupila de buen maestro y estratega supo detectar y contribuyó a formar. Fue un acto educativo para la salvación con el que reivindico al Libertador del Congreso de Angostura, al Libertador de las Leyes Inexorables de la Convención de Ocaña, al Libertador discípulo de Simón Rodríguez y al de la Proclama por la Unidad. Unidad. Unidad. de Santa Marta. Se cumplió  la premonición de Fidel cuando dijo, "Chávez, nosotros no moriremos como murió Bolívar" dentro de esa soledad, desilusión, tristeza. Cierto, en el mensaje Chávez lo resalto, "Tenemos Pueblo, Tenemos Patria." Dio su vida para que Bolívar descanse en paz y baje, ahora, tranquilo al sepulcro. Lo dijo: "Padre Bolívar ahora tenemos Patria, la tuya, la que ayudaste a construir" el pueblo ahora labrará  su camino hacia la máxima felicidad desde la UNIDAD, LUCHA, BATALLA Y VICTORIA que nos instruyo.

          Hizo posible la Unidad dentro del dolor y la reflexión sin que disminuyera la esperanza Socialista, sin deprimirnos, muy por el contrario, fue un total acierto cuyo resultado el pueblo proyectó no tan sólo el 14 A 2013 al obedecerlo y llevar a la Presidencia a Nicolás Maduro, sino que lo profundizo el 8D 2013 cuando el pueblo demostró que avanzo en la estructuración del Poder para el Estado Comunal proporcionándose con participación del 60 % de electores el 75 % de sus autoridades dentro de la concepción socialista bolivariana. Siguió con disciplina la Política de Estado que implemento acertadamente el Presidente Maduro  con el Gobierno Eficiente de Calle y el método Barrió Adentro Barrio Tricolor. Suficientemente convincentes como estrategias de un digno sucesor para indicarnos que Chávez  vive y la Patria sigue.

          Ahora bien, logrado 2013 como año estratégico queda al pueblo cumplir la premisa Robinsoniana "salgan, júntense, rodeen al Gobierno para hacer con el el bien común". Fuimos educados día a día, Domingo a Domingo durante 14 años, con cada intervención, con tantas reflexiones, acciones, incluso teorías, estamos formados para hacer, demostrado está se aprende haciendo, por tanto, tenemos el saber necesario para avanzar, el plan, los métodos, los instrumentos y la voluntad, el MENSAJE  fue la más educadora LECCIÓN  para vincularnos más intensamente a la dialéctica como método fundamental para avanzar socialismo, pues la aplicó hasta con su propia vida al momento en que la consciencia de riesgo lo hacía más indispensable que nunca. No menos debemos hacer ahora para que CHÁVEZ VIVA Y LA PATRIA SIGA. Como lo dijo a los jóvenes alguna vez, “Somos la Escuela más grande del Mundo”.

Armando Daniel Rojas

Fundaaldeas al inicio del 2014